Montevideo Decide

¿Qué es ID Uruguay?

ID Uruguay es el sistema de identificación digital de Uruguay, implementado por AGESIC. Permite centralizar cuentas de usuarios y facilitar el acceso web a los servicios digitales del Estado. Esto quiere decir que, una vez registrado en ID Uruguay, podrás ingresar a los servicios vinculados a la cuenta sin necesidad de nuevos registros ni contraseñas adicionales.


¿Qué puedo hacer con ID Uruguay en Montevideo Decide?

El usuario ID Uruguay corresponde al nivel 2 de acceso a la plataforma, con él podrás acceder a todas las funciones de los módulos de Debate, Ideas y Consultas Ciudadanas.


¿Cómo puedo crear mi ID Uruguay?

Para crear tu cuenta de ID Uruguay, podés ingresar aquí. El sistema te enviará un correo electrónico para que actives tu cuenta a la dirección de correo electrónico ingresada. Desde el mensaje recibido, hacé clic en 'Finalizar registro' y ya podrás empezar a usar tu cuenta para los trámites que te la soliciten.


Crear mi usuario ID Uruguay
Volver a votaciones

Calle Mario Benedetti

En el marco del centenario del nacimiento del escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo Mario Benedetti, a celebrarse el próximo año, el Intendente de Montevideo junto a la Fundación Mario Benedetti, invitan a sumarse a la iniciativa por la cual las calles Paraguay o Río Negro al sur pasará a llamarse Mario Benedetti.

Para votar tenés que ingresar con usuario de ID Uruguay. Si ya contás con un usuario iniciar sesión, o de lo contrario registrate.

¿A cuál de estas dos calles preferís cambiarle el nombre por el de Mario Benedetti?

Calle Paraguay al sur Calle Río Negro al sur

Más información

Mario Benedetti, nacido el 14 de setiembre de 1920 en Paso de los Toros, cursa sus estudios primarios en en el Deutsche Schule de Montevideo y luego de cursar dos años de estudios secundarios en el liceo Miranda, culmina su etapa liceal como estudiante libre. A los 14 años empezó a trabajar, primero como taquígrafo, luego como vendedor, funcionario público, contable, periodista, locutor de radio, traductor. Se formó como periodista junto a Carlos Quijano, en el semanario Marcha. En 1946 se casó con Luz López Alegre, que falleció en abril de 2006. En 1948 funda y dirige la revista Marginalia y luego integra la redacción del semanario Marcha, en el que llegó a dirigir la sección literaria. Como periodista trabajó en El Diario y La Mañana. Integró además el staff del Semanario Brecha, y colaboró con El País de Madrid, la revista Punto Final de Santiago de Chile, la revista Crisis de Buenos Aires, entre otras.

Desde 1968 a 1971 dirigió el Centro de Investigaciones Literarias, de la Casa de las Américas, en La Habana, y además integró el Consejo de Dirección de esa misma Institución. De 1971 a 1973 dirigió el Departamento de Literatura Hispanoamericana, en la Facultad de Humanidades y Ciencias de Montevideo. En 1973 a raíz del golpe militar renunció a este último cargo y debió abandonar el país por razones políticas. Etapas de sus doce años de exilio fueron Argentina, Perú, Cuba y España. A partir de 1985, con el restablecimiento de la democracia en su país residió una parte del año en Montevideo y otra en Madrid.

Ha publicado más de 80 libros con más de 1200 ediciones y ha sido traducido a más de 25 lenguas. Su obra aborda diversos géneros: poesía, cuento, novela, ensayo y crítica literaria. Como humorista publicó numerosas crónicas bajo el seudónimo Damocles, primero en Marcha y luego en la revista Peloduro. Ha escrito además numerosas letras de canciones, reunidas en el volumen Canciones del Más Acá (1988) e incorporadas al repertorio de más de cuarenta cantantes, entre los que figuran Joan Manuel Serrat, Nacha Guevara, Los Olimareños, Daniel Viglietti, Alfredo Zitarrosa, Pablo Milanés, Soledad Bravo, Amparo Ochoa, Laura Canoura, Rosa León, los Gambino, Eduardo Darnauchans, Adriana Varela, Numa Moraes, Tania Libertad, Marilina Ross, etc. El recital A dos voces, de canto (Daniel Viglietti) y poesía (Mario Benedetti) ha sido presentado en veinte ciudades de América Latina y Europa.

El Consejo de Estado de Cuba le otorgó en 1982 la Orden Félix Varela y en 1989 la medalla Haydée Santamaría. En 1987, Amnistía Internacional confirió en Bruselas el Premio Llama de Oro a su novela Primavera con una esquina rota, y en 1995 le fue otorgada en Chile la medalla Gabriela Mistral, así como en 2005 la medalla Pablo Neruda. En 1996 obtuvo en Uruguay el Premio Especial Bartolomé Hidalgo a su obra ensayística. En 1993 la Universidad de Buenos Aires lo designó Profesor Honorario, y en 1996 en Uruguay le fue otorgado el título de Profesor Emérito en la Facultad de Humanidades y Ciencias. En 1997 fue nombrado Doctor Honoris Causa por las Universidades de Alicante, Valladolid y La Habana, y en el 2004 recibió igual distinción de la Universidad de la República en Montevideo. En 1999 le fue otorgado en España el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En el mismo año, en Uruguay, el Ministerio de Educación y Cultura le otorgó (conjuntamente con el narrador Julio da Rosa) el Gran Premio Nacional a la Actividad Intelectual. En 1999 la Cámara de Representantes de Colombia le otorgó la Orden de la Democracia en el grado Gran Cruz. En el año 2005 le fue otorgado en Santander, España, el Premio Internacional Menéndez Pelayo. Recibió el Premio Alba en la categoría Letras y la Orden Francisco de Miranda Primera Clase por parte del Gobierno Bolivariano de Venezuela en 2007, y en 2008 el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Córdoba, Argentina.

Mario Benedetti falleció el 17 de mayo de 2009 a los 88 años de edad.

"Al sur, al sur, está quieta/ esperando /Montevideo…". Dejo escrito Mario Benedetti.

Montevideo extraña tanto a Mario Benedetti, como en aquellas épocas que el exilio obligado hacían que Mario extrañara esa ciudad que lo había adoptado y que lo había cautivado desde su niñez.

La ciudad de Montevideo quiere rendirle homenaje ¿y qué mejor manera que una calle del centro lleve su nombre?

Para adherir a esta petición que será elevada a la Junta Departamental de Montevideo, te proponemos participar de la elección de la calle que pasará a llevar su nombre


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Gerardo Ferreyra

    Prefiero ponerle el nombre de Mario Benedetti al viaducto que se esta comenzando a construir en la rambla portuaria de Montevideo. Es una obra muy importante que puede simbolizar la llegada de Benedetti desde Paso de los Toros a la Capital Montevideana donde realizo la principal parte de su obra. Estoy en contra de cambiarle el nombre a las calles.

    Sin respuestas
  • ilma suarez

    Me parece correcto ponerle el nombre a una calle barrio o lugar en el nombre de este destacado Benedetti. quizas no a estas calles porque ya esta instalado su nombre seria pensar en alguna otra. coincido con algunos comentarios de los poco que lei.

    Sin respuestas
  • MARIANELA VALENTTI

    Ninguna de las opciones es buena. Siempre le cambian el nombre a las calles del Centro y Barrio Sur. Hay otras maneras de hacer homenajes sin afectar la identificación de las calles. Si por razones afectivas se propone el cambio de nombre de alguna de esas calles, por razones afectivas los que vivimos en estos barrios queremos conservarlos.

    Sin respuestas
  • Patricia Spitz

    No estoy de acuerdo con cambiar el nombre de las calles. Le cambian la identidad a la ciudad y generan confusión ya que muchísima gente (en las que me incluyo) siguen llamando a las calles por su antiguo nombre.
    Hay muchas calles (que no estan en el centro de la ciudad) o bien que no tienen nombre o si tienen no representa nada para la sociedad.

    Sin respuestas
  • Ligia Bordachar

    Buenos días.
    No estoy de acuerdo con cambiar el nombre de NINGUNA calle o espacio, ya que cuando se pusieron esos nombres había un motivo y ese motivo es parte de nuestra historia, nunca debemos perder la memoria, pues creo que es perder parte de la identidad.
    A cambio de cambiar nombres, me gustaría que en espacios públicos pusiéramos aunados, por ejemplo bustos o pequeños monumentos con una reseña de su persona y actividad, en un espacio artistas, en otro espacio personalidades, etc.
    De esa forma, nosotros, turistas y las nuevas y generaciones tendríamos más conocimientos sobre nuestra propia historia.
    Muchas gracias.

    Sin respuestas
  • Urubi Gamero

    Estoy con la mayoría de la gente que opina que no hay que cambiar los nombres de las calles, nos confundimos todos y me siento mal cuando me preguntan por una calle y no se cual es. Creo que para cambiarlas tendríamos que ponrle números para que la gente tenga claro donde está y cuanto le falta para donde quiere ir, es lo más turístico.
    Me encantaría tener estatuas como en Buenos Aires, Mario Benedetti podría estar en un banco de plaza para que la gente se pueda sentar a leer, a conversar y sacarse fotos.

    Sin respuestas