Montevideo Decide

¿Qué es ID Uruguay?

ID Uruguay es el sistema de identificación digital de Uruguay, implementado por AGESIC. Permite centralizar cuentas de usuarios y facilitar el acceso web a los servicios digitales del Estado. Esto quiere decir que, una vez registrado en ID Uruguay, podrás ingresar a los servicios vinculados a la cuenta sin necesidad de nuevos registros ni contraseñas adicionales.


¿Qué puedo hacer con ID Uruguay en Montevideo Decide?

El usuario ID Uruguay corresponde al nivel 2 de acceso a la plataforma, con él podrás acceder a todas las funciones de los módulos de Debate, Ideas y Consultas Ciudadanas.


¿Cómo puedo crear mi ID Uruguay?

Para crear tu cuenta de ID Uruguay, podés ingresar aquí. El sistema te enviará un correo electrónico para que actives tu cuenta a la dirección de correo electrónico ingresada. Desde el mensaje recibido, hacé clic en 'Finalizar registro' y ya podrás empezar a usar tu cuenta para los trámites que te la soliciten.


Crear mi usuario ID Uruguay
Volver a votaciones

Calle Mario Benedetti

En el marco del centenario del nacimiento del escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo Mario Benedetti, a celebrarse el próximo año, el Intendente de Montevideo junto a la Fundación Mario Benedetti, invitan a sumarse a la iniciativa por la cual las calles Paraguay o Río Negro al sur pasará a llamarse Mario Benedetti.

Para votar tenés que ingresar con usuario de ID Uruguay. Si ya contás con un usuario iniciar sesión, o de lo contrario registrate.

¿A cuál de estas dos calles preferís cambiarle el nombre por el de Mario Benedetti?

Calle Paraguay al sur Calle Río Negro al sur

Más información

Mario Benedetti, nacido el 14 de setiembre de 1920 en Paso de los Toros, cursa sus estudios primarios en en el Deutsche Schule de Montevideo y luego de cursar dos años de estudios secundarios en el liceo Miranda, culmina su etapa liceal como estudiante libre. A los 14 años empezó a trabajar, primero como taquígrafo, luego como vendedor, funcionario público, contable, periodista, locutor de radio, traductor. Se formó como periodista junto a Carlos Quijano, en el semanario Marcha. En 1946 se casó con Luz López Alegre, que falleció en abril de 2006. En 1948 funda y dirige la revista Marginalia y luego integra la redacción del semanario Marcha, en el que llegó a dirigir la sección literaria. Como periodista trabajó en El Diario y La Mañana. Integró además el staff del Semanario Brecha, y colaboró con El País de Madrid, la revista Punto Final de Santiago de Chile, la revista Crisis de Buenos Aires, entre otras.

Desde 1968 a 1971 dirigió el Centro de Investigaciones Literarias, de la Casa de las Américas, en La Habana, y además integró el Consejo de Dirección de esa misma Institución. De 1971 a 1973 dirigió el Departamento de Literatura Hispanoamericana, en la Facultad de Humanidades y Ciencias de Montevideo. En 1973 a raíz del golpe militar renunció a este último cargo y debió abandonar el país por razones políticas. Etapas de sus doce años de exilio fueron Argentina, Perú, Cuba y España. A partir de 1985, con el restablecimiento de la democracia en su país residió una parte del año en Montevideo y otra en Madrid.

Ha publicado más de 80 libros con más de 1200 ediciones y ha sido traducido a más de 25 lenguas. Su obra aborda diversos géneros: poesía, cuento, novela, ensayo y crítica literaria. Como humorista publicó numerosas crónicas bajo el seudónimo Damocles, primero en Marcha y luego en la revista Peloduro. Ha escrito además numerosas letras de canciones, reunidas en el volumen Canciones del Más Acá (1988) e incorporadas al repertorio de más de cuarenta cantantes, entre los que figuran Joan Manuel Serrat, Nacha Guevara, Los Olimareños, Daniel Viglietti, Alfredo Zitarrosa, Pablo Milanés, Soledad Bravo, Amparo Ochoa, Laura Canoura, Rosa León, los Gambino, Eduardo Darnauchans, Adriana Varela, Numa Moraes, Tania Libertad, Marilina Ross, etc. El recital A dos voces, de canto (Daniel Viglietti) y poesía (Mario Benedetti) ha sido presentado en veinte ciudades de América Latina y Europa.

El Consejo de Estado de Cuba le otorgó en 1982 la Orden Félix Varela y en 1989 la medalla Haydée Santamaría. En 1987, Amnistía Internacional confirió en Bruselas el Premio Llama de Oro a su novela Primavera con una esquina rota, y en 1995 le fue otorgada en Chile la medalla Gabriela Mistral, así como en 2005 la medalla Pablo Neruda. En 1996 obtuvo en Uruguay el Premio Especial Bartolomé Hidalgo a su obra ensayística. En 1993 la Universidad de Buenos Aires lo designó Profesor Honorario, y en 1996 en Uruguay le fue otorgado el título de Profesor Emérito en la Facultad de Humanidades y Ciencias. En 1997 fue nombrado Doctor Honoris Causa por las Universidades de Alicante, Valladolid y La Habana, y en el 2004 recibió igual distinción de la Universidad de la República en Montevideo. En 1999 le fue otorgado en España el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En el mismo año, en Uruguay, el Ministerio de Educación y Cultura le otorgó (conjuntamente con el narrador Julio da Rosa) el Gran Premio Nacional a la Actividad Intelectual. En 1999 la Cámara de Representantes de Colombia le otorgó la Orden de la Democracia en el grado Gran Cruz. En el año 2005 le fue otorgado en Santander, España, el Premio Internacional Menéndez Pelayo. Recibió el Premio Alba en la categoría Letras y la Orden Francisco de Miranda Primera Clase por parte del Gobierno Bolivariano de Venezuela en 2007, y en 2008 el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Córdoba, Argentina.

Mario Benedetti falleció el 17 de mayo de 2009 a los 88 años de edad.

"Al sur, al sur, está quieta/ esperando /Montevideo…". Dejo escrito Mario Benedetti.

Montevideo extraña tanto a Mario Benedetti, como en aquellas épocas que el exilio obligado hacían que Mario extrañara esa ciudad que lo había adoptado y que lo había cautivado desde su niñez.

La ciudad de Montevideo quiere rendirle homenaje ¿y qué mejor manera que una calle del centro lleve su nombre?

Para adherir a esta petición que será elevada a la Junta Departamental de Montevideo, te proponemos participar de la elección de la calle que pasará a llevar su nombre


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Daniel Rodriguez_2

    Una idea que puede ser compartida, como la de llamar una calle con el nombre de Mario Benedetti, termina siendo una mala propuesta ya que condiciona esa distinción a modificar la denominación actual e histórica de dos calles céntricas y tradicionales como Paraguay o Río Negro, más allá de que sea en parte de su recorrido. Ya es bastante complicado el trazado de ambas al cruzarse con la Avda. Libertador, especialmente en el caso de Río Negro, que pierde continuidad y retoma recién 100 mts más adelante, como para que todavía se les cambie de nombre. Hay una enorme cantidad de nuevos barrios en Montevideo, con trazado de nuevas calles que bien pueden recibir esa denominación. Por lo expuesto, totalmente en desacuerdo con esta iniciativa.

    Sin respuestas
  • Agustina Arturaola

    Tendrían que agregar una opción que sea "Ninguna de las anteriores ". No estoy de acuerdo con cambiar el nombre de calles que ya tienen una historia y significación para un barrio, por nombre de personas ilustres. Hay otras formas de que perduren en la memoria del pueblo.

    Sin respuestas
  • Judith Sainz Rodríguez

    No estoy de acuerdo con que se cambie o se siga cambiando el nombre de determinadas calles del centro. Descontado el mérito de MB como autor, que no lo cuestiono, con base en qué proponem cambiar nombres tan arraigados. ¿Acaso no seguimos llamando Sierra, Río Branco, Ibicuy a otras calles? En qué ciudad viven quienes proponen esto habiendo como hay calles sin nombre en una cantidad de barrios. ¿Qué les pasa,? ¿No merecen los barrios alejados tener todas sus calles con nombre? Acaso están discriminando? Y ya que estamos, para cuando el carten con su nombre para toooooddddaaaas las calles? 25 años de gobierno en la capital no han podido poner estos carteles, ¿qué podemos pensar de erradicar basurales, iluminacion? No me canso de decirlo, salgan a caminar de nochecita por Larrañaga y Millán con esas luces mortecinas. Otra, quién le llama Luis Alberto de Herrera ? El waze únicamente.

  • Dougals Castro

    Creo que hay temas más importantes, a parte de cambiarle el nombre a una calle, los ciudadanos deben ser tomados en cuenta para cosas muchos más importantes, en las cuales los que ejecutan el presupuesto del pueblo se atañen las decisiones del pueblo.

    Sin respuestas
  • Mariana Fried

    Me gusta mucho que le pongan su nombre en alguna calle, plaza o lugar público, pero no me parece bien que se sigan cambiando el nombre de las calles del Centro, las cuales ya tenemos incorporadas con sus nombres antiguos. Por ejemplo Aquiles Lanza, Carlos Quijano, Zelmar Michelini y Gutiérrez Ruiz, nunca sé cual son, siempre las recuerdo por su antiguo nombre. Tendrían que buscar otra calle, incluso hay calles que no tienen nombre, se puede elegir alguna de ellas.

    Sin respuestas